Se estrenó "Tigre", filmada íntegramente en el Delta

La película de cine es protagonizada por la genial actriz Marilú Marini y dirigida por Silvina Schnicer. Mirá la ficha completa y la crítica de un especialista para La Nación. 

b_565_355_16777215_00_images_-cine_Cine-Tigre_estreno.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Rina regresa después de mucho tiempo a su isla, en la profundidad del Delta del Tigre. Quiere recuperar su casa y reencontrarse con su hijo. Pero todo cambió. Una niña se perdió en la selva. Máquinas fluviales buscan arrasarlo todo. El agua está creciendo.

TITULO: Tigre
TITULO ORIGINAL: Tigre
ACTORES: Marilú Marini, María Ucedo.
ACTORES SECUNDARIOS: Agustín Rittano, Lorena Vega.
DIRECTOR: Silvina Schnicer.
FOTOGRAFIA: Iván Gierasinchuk.
GUION: Silvina Schnicer.
MúSICA: Santiago Palenque.
GENERO: Drama .
ORIGEN: Argentina.
DURACION: 92 Minutos
CALIFICACION: Apta mayores de 13 años con reservas
DISTRIBUIDORA: Cine Tren
FORMATOS: 2D.

Crítica  (por Alejandro Lingenti, para La Nación)

Con la sudestada hasta la gente se pone rara, dice Rina, esa mujer obstinada y con la sensibilidad a flor de piel (Marilú Marini, notable) que vuelve a su casa del Tigre después de mucho tiempo para poner el cuerpo y defenderla de la amenaza que instala un ambicioso proyecto inmobiliario.

Y si se trata de rareza, vale apuntar que toda esta sugestiva película está atravesada por un extrañamiento que propicia múltiples lecturas y exige un espectador atento y alejado de la comodidad que aseguran los relatos más convencionales. Tigre es una película climática, incluso en el sentido más literal: el clima y el paisaje se transforman en un personaje más de una historia coral minada de conflictos filiales, amorosos, eróticos y existenciales, entrecruzados con mucha sagacidad.

Cada escena tiene una duración apropiada, exacta. Esa fortaleza revela un trabajo virtuoso de ensamble de dirección y montaje. Así lo prueba el inquietante pasaje de la cena: un tratado sintético, punzante y magníficamente clausurado sobre la disolución familiar. En ese tramo, Agustín Rittano brilla gracias a su propio talento y al entorno inmejorable que saben armar sus compañeros, a partir de entender a la actuación como un juego colectivo.

El excepcional trabajo del elenco, con los niños y los adolescentes a la par de los más experimentados, es un soporte clave para un largometraje que también combina rigor formal y lirismo con una convicción que asombra.